La comunicación es fundamental en la vida humana. A través de ella podemos expresar lo que somos y queremos. Unas malas costumbres en nuestra comunicación nos puede llevar a sufrir y hacer sufrir a los que nos rodean. ¿Cómo podemos lograr una comunicación más humana y más eficaz?

Veamos algunas actitudes que nos pueden ayudar a ello:

1. No te "enrolles". Sé directo en la comunicación. No andes de un lado para otro sin saber el qué decir y el cómo decirlo. Piensa las cosas antes.
2. Cuando vayas a hablar tienes que preguntarte si hablas para que te escuchen o para desahogarte. Ten claro qué es lo que quieres comunicar. Si quieres que te escuchen debes facilitar la escucha y si quieres desahogarte no debes de cansar a la personas que te escucha.
3. Las intervenciones deben ser breves. No hay que aburrir al personal.
4. Queremos ser escuchados, comprendidos, obedecidos e incluso valorados y queridos a partir de nuestra comunicación. ¿Nuestra comunicación puede transmitir lo que realmente queremos para conseguir esos objetivos?
5. ¿Cómo reaccionas ante las mismas quejas de siempre que te comunica alguna persona? De la misma manera que tú piensas y reaccionas, lo hace el otro contigo.
6. Tenemos que reconocer que nuestra comunicación no es siempre la mejor. Cada día podemos ir aprendiendo a comunicarnos mejor.
7. Procura que tus mensajes sean breves ya que esto te llevará al diálogo. Si no paras de hablar cansarás al otro y harás que no te preste atención. No agotes a tu interlocutor. No hables más de treinta segundo.
8. Deja hablar al otro. Hay personas que se ponen a hablar y hablar y hablar... y no dejan intervenir a su interlocutor. Un diálogo es siempre cosa de por lo menos dos. Si uno sólo habla es un monólogo.
9. Pregunta a tu interlocutor "¿Qué te parece?" Acostumbrate a pedir la opinión de los demás, en especial de la gente sensata.
10. Mira a la persona a los ojos. No desvíes tu mirada al techo o a otro sitio. Es una norma de educación y de comunicación.
11. No digas todo de golpe y porrazo. Tienes que ir comunicándote en pequeñas porciones, procura que tu interlocutor vaya entendiendo progresivamente lo que le quieres decir.
12. Hay personas que quieren escuchar sólo aquello que les interesa. Tenemos que estar abiertos a que el otro nos pueda comunicar vivencias y situaciones que nos pueden desconcertar. No escuches aquello que te vaya a dejar mal y triste. Procura encaminar a la persona a otra que le pueda escuchar y orientar. Si no sabes qué contestar di con serenidad que no sabes qué decir. Intenta siempre consolar, apoyar, estimular.