El pasado está asumido cuando somos capaces de mirarlo sin dolor.

Si miramos nuestro pasado y nos causa angustia y dolor significa que no lo tenemos asumido. Puede ser que intentemos olvidar tanto y tanto sufrimiento, tantas desgracias, tantas calamidades... Todas estas cosas negativas nos han marcado en nuestro carácter, en nuestra forma de ser y en nuestras relaciones con los demás. Pero nos preguntamos:

¿Se pueden superar los recuerdos?

La respuesta a esta pregunta es sí. Veamos cómo podemos hacerlo.
¿Cuáles son los síntomas que indican una posible necesidad de la curación de los recuerdos?

Cuando vuelven a nuestra cabeza una y otra vez las mismas imágenes mentales, escenas o sueños de lo que aconteció en el pasado. ¿Hay en tu mente algunas imágenes o escenas que se repiten? ¿Que parece que no te dejan en paz, sino que siguen repitiéndose una y otra vez? ¿O quizá que siguen apareciendo en tus sueños? Son las cosas sucedidas en el pasado que todavía hoy nos duelen...
¿Qué es un trauma?

Todo lo que causa dolor físico o mental y angustia emocional. Es un"golpe" psicológico.

Cuando nos sentimos rechazados, y cuanto más importante sea la persona que nos rechaza para nosotros, tanto más grave será el trauma. Las formas más fuerte de rechazo ocurren durante los primeros años de la vida. Fíjate que estamos hablando de cuando la persona se siente rechaza, no significa que sea efectivamente rechazada...

Para intentar superar un trauma emocional hace falta hacerles frentes con valentía y realismo, aprender a llamar las cosas por su nombre...
Cuando te humillaron...

Si los recuerdos que vienen una y otra vez a nuestra vida son encima de momentos que nos humillaron, produce en nosotros una baja autoestima e incluso la depresión.

Es asombroso ver los efectos devastadores que causan en los niños algunos padres, maestros y otras autoridades insensibles con humillaciones públicas de este tipo. Con la mejor intención del mundo, un adulto usa el rebajar como una forma de disciplina o un método para cambiar el comportamiento.

Algunos recuerdos de humillación no están relacionados con incidentes específicos, sino que son parte de una atmósfera de conjunto en los años del crecimiento.
Los temores...

Muchas personas están llenas de miedos: a la oscuridad, a ser abandonado, a ser dejados solos, al fracaso, al sexo, a los pensamientos, a confiar en los otros...

La mayoría de nuestros temores se forman cuando somos pequeños y, en muchos casos, duran todo la vida. Hay que aprender a enfrentarse a ellos.
Los rencores...

Hay muchas personas que cuando se acuerdan del pasado sienten resentimiento, rencor y odio. Cuando se llega a esta situación la persona necesita curar sus recuerdos...

Muchas personas enferman físicamente por el odio reprimido y llegan hasta la depresión.

Hay muchas enfermedades que tienen sus raíces en resentimientos no curados.

Hay momentos que el sufrimiento se hace tan grande que la persona piensa que ya no tiene remedio...

Todas estas situaciones tienen solución... si tú quieres que se solucionen...