La actitud madura ante el dolor y el sufrimiento es aceptarlo como un hecho que afecta a todos los seres humanos sin distinción. Pensar que la vida sólo es alegría, placer y felicidad permanente sólo nos llevará a sufrir mayores niveles de sufrimiento.

Hay que luchar por superar el dolor y el sufrimiento con los medios a nuestro alcance con la medicina, la ayuda psicológica o distrayéndonos con otras preocupaciones; pero nada de esto nos servirá si rechazamos radicalmente el sufrimiento como un hecho absurdo que no debiera de existir, viéndolo como algo que no tiene cabida en nuestra existencia.

Tampoco sirve rebelarse contra el sufrimiento intentando suprimirlo con pseudorremedios, como proyectándolo en forma de culpa hacia los demás ("la culpa de todo el sufrimiento que estoy pasando la tiene...") . No sirve el refugiarse en el alcohol, las drogas, pues sólo ayudarán a ocultarlo momentáneamente y luego seguro que aparecerá con mayor fuerza y agresividad.
¿Qué hacer para intentar afrontar la presencia del dolor y el sufrimiento en nuestra vida?

1. Acepta que el dolor y el sufrimiento forman parte de la vida humana. En la medida que reconocemos nuestra capacidad para aceptarlo nos libramos ya en parte del dolor, y en cierta medida, también lo superamos.
2. Como el dolor y el sufrimiento forman parte de la vida humana, tengo que aceptarlos incorporándolos a nuestros pensamientos y sentimientos y considerarlos como un componente natural más de nuestra vida. Tenemos que aprender a aceptar el dolor cuando no podemos suprimirlo. Si aceptamos el dolor y la muerte como parte de la vida, llegaremos a esos últimos momentos con mucha paz interior.
3. Tenemos que aprender a convivir con el dolor y la felicidad, con los momentos buenos y malos de la existencia.
4. Deja que el dolor tenga su momento. Hay personas que siempre están pensando y preocupados por dolores futuros que probablemente nunca llegan, pero que les hace sufrir cada día. Tenemos que acostumbrarnos a ver las cosas en positivo, no en negativo.

Muchas veces son los pensamientos irracionales los que nos hacen sufrir mucho.
Veamos las cuatro creencias irracionales que nos hacen sufrir:

1. Necesidad absoluta de algo: "No puedo ser feliz en tal o cual circunstancia; por ello necesito absolutamente que cambien las cosas..." O también: "Para ser feliz necesito que me aprecien y me reconozcan como persona honesta y competente todos los que me rodean..."
2. Considerar terribles ciertas situaciones, pensando que en determinadas circunstancias no hay más remedio que sentirse horrible y espantosamente mal.
3. Considerarse incapacitado para soportar situaciones, sintiéndose incapaz de sufrir, soportar o tolerar determinadas condiciones adversas: "Me siento completamente incapaz y no puedo soportar tales o cuáles conductas en las personas que me rodean."
4. Condenarse y despreciarse a sí mismo y a los demás pensando que cuando cometo determinados errores o fallos o los que cometen otras personas es porque yo soy malo.

¿Qué ideas tenemos que estimular para ir aprendiendo a superar el dolor y el sufrimiento?

1. Por muy difícil y duro que sea lo que estás pasando, ten en cuenta que podemos llegar a ser felices, aunque la situación no cambie con rapidez.
2. Puedes y debes pensar que ninguna situación, por terrible u horrenda que me pueda parecer, puede llevarme necesariamente a sentirme absolutamente mal.
3. Debo asumir prudentemente que no es evidente que carezca de capacidad para soportar determinadas situaciones por adversas que sean.
4. No debo sentirme inútil o estúpido a causa de los fallos o fracasos aislados; soy más que todos ellos juntos.

Para aprender y superar el dolor y el sufrimiento tenemos que contestarnos a nosotros mismos las siguientes preguntas:

1. ¿Por qué necesito que cambie la situación desagradable para sentirme razonablemente feliz?
2. ¿Qué me impide considerar la situación que me está haciendo sufrir simplemente desagradable en vez de horrible.
3. ¿Qué evidencia tengo y en qué me baso para pensar que soy totalmente incapaz para soportar la situación que me está haciendo sufrir?
4. ¿De dónde saco que, por haber fallado o fracasado en otras situaciones de mi vida, soy absolutamente inútil para todo, o qué me autoriza a pensar que determinada persona (familiar, amigo, compañero) es absolutamente incapaz de cambiar de actitud y comportarse como una persona honesta y no despreciable?

Si nos acostumbramos a racionalizar nuestro dolor y sufrimiento llegaremos a superarlo. Nos dolerá pero no nos desanimará. Nos hará sufrir la situación, pero no nos hundirá la vida.

Si aprendemos a analizar nuestras ideas y sentimientos iremos poco a poco aprendiendo a lograr nuestra felicidad en la vida.