¿CÓMO ESTÁ TU PERSONA INTERIOR?

La interioridad es un tema muy actual. Nunca se ha hablado tanto de la "interioridad" como en las últimas décadas, pero por lo general la gente profundiza poco en sí mismo. La mayoría viven muy dispersos en sus ambientes y ocupaciones.

¿Cómo podemos ir creciendo por dentro?

Hay muchas personas que ignoran totalmente su vida interior. No se conocen ni quieren conocerse. Se dedican a otras cosas en lugar de profundizar en sí mismo.
La vida espiritual hay que trabajarla. Tenemos que aprender a crecer interiormente. Todas las personas sean de la raza, edad, cultura o ideas que sean pueden crecer desde su interior. Tienes que aprender a entrar en ti.

¿Qué es la interioridad?

Somos personas que tenemos una relación exterior, visible y concreta, pero con un fondo invisible e impreciso que, sin embargo, aparece una y otra vez en nuestra vida.
Lo interior es aquello que vive en el fondo del alma, en lo más íntimo del alma, en el entendimiento, y que no sale ni mira a ninguna cosa.

¿Cómo puedo aprender a crecer interiormente?

En primer lugar tenemos que aprender a estar en la vida de cada día. Tienes que aprender a mirarte, a observarte para poder descubrir los secretos de la propia vida, que están ahí ante ti.

¿Dónde hay que cultivar la interioridad?

El lugar del cultivo de la interioridad es la conciencia. No es pensar, ni divagar con la mente. Tenemos una vida espiritual que necesita ser tenida en cuenta.
Muchas personas están vacías en su interior porque no lo han cuidado ni han sabido hacerlo florecer. Son personas que no tienen un sentido para sus vidas. Viven solas, sin entenderse ni comprenderse.
Hay que aprender a mirar el mundo y con los mismos ojos hay que mirar nuestra vida. La interioridad no significa alejarse del mundo, sino aprender a vivir feliz en él.

¿Cómo hay que hacer el trabajo de desarrollo interior?

Debe ser un trabajo lleno de amor y de ternura. Tenemos que tener paciencia con el mundo y nosotros. Tenemos que tener el amor que Dios nos tiene y amar nosotros al mundo. Sólo lo que se hace con amor tiene salida. Nada de lo que se hace forzado por la vida exterior nos conducirá al desarrollo de la vida interior.
Pregúntate con frecuencia por qué no eres feliz y trata de buscar explicación y solución.

¿Qué elementos tenemos que tener en cuenta para ese crecimiento interior?

1.- Tener siempre claro el objetivo de nuestra vida. Saber qué es lo que uno quiere de ella.
2.- Descubre que el fin de tu vida es Dios, llegar a Él.
3.- No tener miedo a los peligros del mundo que intentan apartarte del camino del crecimiento interior.
4.- Quédate sólo con lo bueno y saludable en tu vida, en tu corazón, en tu mente...
5.- Aprende a descubrir lo bueno, lo que te hace bien y trabájalo con un corazón abierto y sin cansarte.
6.- Vive abierto a Dios, a ti mismo y a los demás. No tengas ideas obsesivas sobre cómo debe ser la vda.
7.- La Palabra de Dios y la vida de otros hermanos te ayudarán mucho a crecer en interioridad.