Para que una persona se comunique bien con los que le rodean necesita muchos elementos importantes, pero, además, necesita tiempo y aprendizaje. A comunicarnos aprendemos poco a poco, paso a paso... Siempre podemos aprender a mejorar lo que somos y el cómo nos comunicamos.
Los elementos para una comunicación eficaz.

Hay cuatro elementos que considero necesarios para una comunicación eficaz:

* amor
* personalidad estable
* buena autoestima
* y creer de verdad en lo que estamos comunicando.

Si nos falta alguno de estos elementos nuestra comunicación no será todo lo buena posible, ni tampoco nos aportará el gozo de sabernos que compartimos lo que somos por dentro con nadie...
Hay que tener en cuenta que...:

1. Hay personas que son bastante inteligentes pero no tienen capacidad para saberse comunicar con los demás.
2. Hay rasgos de nuestra genética que nos hace fallar en nuestra comunicación. Son rasgos heredados de nuestros padres y familiares.
3. La comunicación se va logrando cuando vamos ejercitándola y aprendiendo a comunicarnos.
4. El ambiente y los ambientes donde nos movemos condiciona nuestra comunicación.
5. Nuestras experiencias pasadas nos condiciona nuestros niveles de comunicación.
6. La comunicación afecta nuestro comportamiento.
7. Muchas veces juzgamos al otro en lugar de escuchar al otro...
8. Nuestra forma de ser (nuestra personalidad) influye en nuestra comunicación diaria.
9. Una personalidad madura es la que sabe adaptarse en cada momento de la vida a las circunstancias que le rodean.
10. Una personalidad bien hecha es la que sabe relacionarse y comunicarse con los demás adecuadamente.
11. Una persona que se sabe comunicar bien consigo mismo y con los demás... expresa sus deseos, creencias, opiniones, o guarda silencio, de forma clara y respetuosa. No se deja intimidar por nadie, pero tampoco es agresiva y dominante. Acepta las limitaciones de los demás y comprende y disculpa sus errores y equivocaciones, como lo hace con las propias.
12. Las personas que no están interiormente aclaradas es muy difícil que se comuniquen bien. Cuando una persona no está a gusto "por dentro" , tampoco lo está "por fuera"...
Son personas raras, diferentes, difíciles o insoportables, con los cuales resulta verdaderamente complicado comunicarse. Normalmente las personas con trastornos de la personalidad tienen un nivel muy bajo de comunicación.
13. En la comunicación hay personas que tienen rasgos que los especialistas llaman "paranoides". Estas personas son suspicaces, recelosas, siempre van sospechando de todos, son rígidas y piensan que siempre poseen la verdad. Son personas difíciles, complicadas, a menudo insoportables... Hay que tener con ellos mucho cuidado en el qué decimos y en el cómo lo decimos y, además, tener mucha precaución con los gestos, las miradas, etc.
Siempre está con "mala idea". Creen que todos se van a aprovechar de ellos, que les van a hacer daño, engañar o utilizar... Muchos de ellos son celosos... La convivencia y la comunicación con este tipo de personas es muy difícil. Son personas rencorosas, incapaces de olvidar lo que les ha sucedido. Cualquier leve comentario, expresión, etc. siempre lo cogen por el lado malo...
Con estas personas hay que ser parcos, concisos y sin ningún tipo de confianzas...

©Buzón Católico