Hay personas que se pasan la vida quejándose de la "mala suerte" que han tenido… de "que nadie me comprende…" de "todos los dolores que tengo…" del "daño que me han hecho los demás…" es "que nadie me quiere…" etc. etc. etc. etc. etc. etc. etc. etc.……

En realidad estas personas no se han dado cuenta que pueden transformar su vida con la ayuda de Dios y de sí mismos, contando, lógicamente, con las ayudas especializadas que necesiten.
¿Todos pueden cambiar?

Dependiendo de cada situación podemos decir que en el mayoría de los casos sí. El cambio en la vida de una persona siempre se puede dar. Hay veces que no se puede cambiar todo al mismo tiempo. Incluso existen situaciones que no se pueden cambiar. Cuando esto sucede lo que hay que cambiar es la actitud de la persona hacia ese tema. Las cosas pueden seguir igual, pero yo me las tomo interiormente de distinta manera…
¿Cómo cambiar?

Te proponemos para reflexionar los siguientes pasos:

* Tienes que empezar a quererte a ti mismo. Nadie puede transmitir a los demás lo que personalmente no tiene. El amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar una persona.
* Tienes que darte tiempo. El cambio personal no es automático, siempre es un proceso. Nadie cambia de la noche a la mañana. Necesitamos darnos tiempo y serenidad. Date tiempo para conocerte y quererte. ¿Cuánto tiempo te guardas para viajar, leer, estudiar, escuchar música, practicar deportes, caminar, hacer pequeños trabajos domésticos, salir a merendar con los amigos, ir al cine, al teatro, etc.?
* Aprende a estar informado y buscando nuevos conocimientos. La información te permite dar respuestas a las preguntas constantes que te plantea la vida. Muchos de nuestros prejuicios y trabes que tenemos vienen porque no nos hemos informado bien. Con más conocimientos podemos mejorar nuestra vida. La información nos abre puertas cerradas hasta el momento en nuestra vida. ¿Cuánto tiempo dedicas cada día a estar informado y desarrollarte como persona?
* Aprende a relacionarte con los bienes materiales. De vez en cuando obséquiate a ti mismo con cosas que te agraden y te animen. Ten en cuenta las necesidades de los demás y da con alegría y desprendimiento.
* Pide y da afecto. Pedir no es exigir. Amar es buscar el bien verdadero del otro. Amarte es que busques tu bien, que te respetes, que satisfagas tus necesidades reales, que te cuides, que te valores, que promuevas tu desarrollo, que elijas construirte en lugar de destruirte. No es que busques ser siempre el primero ni tampoco que pases sobre las otras personas; no es considerarte el centro del universo…
* Rechaza y olvida los palos de la vida. Normalmente las personas no buscan los palos psicológicos que da la vida, lo que ocurre es que con su propio comportamiento los atraen. Tú puedes poseer muchas conductas erróneas pero nunca eres esas conductas. Tú no "eres" ni aquello que haces ni aquello que tienes.
* Conviértete en tu propio amigo/a. La mayoría de las personas llevamos o hemos llevado cabalgando sobre nuestras vidas un enemigo.
o Un amigo es quien alcanza a comprender lo que ningún otro entiende: compréndete.
o Un amigo es quien valora: valórate.
o Un amigo construye: constrúyete.
o Un amigo que de verdad te aprecia no habla mal de ti: no uses las palabras para el autodesprecio.
o Un amigo no te daña: no te maltrates con tus pensamientos, sentimientos y actuaciones. Descubre todo lo positivo que haces y felicítate por ello. Antes que encontrar el fallo busca el acierto. Apláudete a diario y siente satisfacción por los que has aprendido.
* No pretendas que todos te comprendan. Si sigues esperando que los demás te comprendan en todo estás actuando como un niño pequeño y les atribuyes a ellos la categoría de padres. Compréndete tú y deja de esperar su comprensión.
* Cuídate. Estes donde estés y con quien estés no te olvides de ti. Es importante que vivas, pero que vivas bien. Responsabilízate de la solución de tus problemas, no culpes a otros de lo que tú no sabes o no puedes hacer.
* Selecciona los mensajes que recibes. Fíjate quién lo dice y el cómo y el cuándo lo dice.