Aprende a analizar bien lo que sucede

El saber bien los orígenes de las cosas y situaciones que nos pasan nos evitan y evitarán mucho sufrimiento personal, e incluso, ajeno.
Muchas de los sufrimientos y problemas de las personas se deben a que no han analizado bien las situaciones en las que viven. Cuando analizan mal una situación, normalmente es que la solución no será la acertada. Por ejemplo: una persona cree que otra le desea mal, y por eso está siempre a la defensiva... Mientras tanto la otra persona ni tan siquiera se acuerda de la primera persona... Al analizar mal la primera sufre mucho sin ningún motivo... Así suceden muchas situaciones en la vida.

La capacidad de analizar bien se va aprendiendo poco a poco. Puede mejorarse y merece la pena hacerlo.

¿Por qué es importante saber analizar bien las situaciones?
El analizar bien es quizá la acción de nuestra mente que más nos ayuda a resolver los problemas diarios.
Todas las personas analizamos de una manera u otra las situaciones o las personas, pero no siempre lo hacemos de manera consciente. Es necesario que seamos conscientes de este proceso.

¿Cómo podemos ir desarrollando nuestra capacidad de análisis?
- Lo primero es recopilar toda la información o datos sobre la persona o la situación que deseamos analizar, al menos los datos fundamentales.
- Después de tener los verdaderos datos tenemos que preguntarnos:
. Qué ocurrió primero, qué sucedió después.
. Identificar a los protagonistas en cada una de las etapas. Qué hizo o dijo cada cual. Posibles razones de sus mensajes o sus conductas.
. Examinar los intereses de las partes enfrentados. Ver si estamos ante un conflicto.
. Ver la responsabilidad que tiene cada persona, y ver el nivel de responsabilidad de cada uno.
. Diferenciar entre las causas y efectos. Las causas serían las razones de lo que sucedió. Los efectos son las consecuencias de las causas.
. Buscar el origen del problema.
. Preguntarnos qué podemos hacer realmente ante este acontecimiento.
. Ver sobre qué cuestiones no disponemos información y ver qué podemos hacer para suplir esa falta de datos.

Lo que no hay que hacer:
- Empezar a darles vueltas y vueltas a la cabeza tratando de analizar cosas simples.
- Creer que nuestro análisis es el exacto y que todos los demás son inútiles...

Lo que sí debemos hacer para lograr un buen análisis:
- Dejarnos llevar por la lógica y el sentido común.
- En caso de dudas, consultar con personas que nos merezcan confianza.
- Alegrarnos cuando nos damos cuenta de que hemos analizado bien un tema y nuestro análisis nos ha ayudado a nosotros y a otras personas.

Si desarrollamos esta habilidad de analizar las situaciones lograremos comprender y resolver distintas situaciones en la vida. La capacidad de análisis tiene que ser una pieza vital de nuestra mente. Debemos entrenarnos en los análisis que afectan nuestra vida.