¿Cómo te encuentras cuando se rompe una relación que era muy querida por ti o cuando se muere un ser querido?

Queramos o no las pérdidas o los duelos son inevitables en nuestra vida. Cada persona vive de manera distintas las situaciones concretas de estas pérdidas, pero hay una serie de aspectos que son comunes a todas ellas.
¿Qué ocurre cuando pasamos por una de estas situaciones? ¿Cómo podemos lograr la paz mental cuando sentimos un dolor tan fuerte en nuestro interior?

Hay ocasiones que las vidas de las personas se ven fuertemente afectadas y que trastoca toda su vida de relación con los demás y consigo mismo. Si se ve que esta situación se alarga en el tiempo lo mejor es acudir a un profesional que pueda marcar el tratamiento concreto a seguir. También en numerosos lugares existen grupos de apoyo organizados para superar juntos estas pérdidas.
¿Qué hacer ante estas situaciones?

Aceptarlas. Percibir que realmente ha ocurrido lo que nos hace sufrir. De nada sirve engañarnos o mirar para otro lado.
¿Qué siente una persona cuando pasa por esta situación?

Tristeza. Rabia. Culpa. Ansiedad. Soledad. Fatiga. Shock. En algunas ocasiones incluso hay personas que ante la muerte o ruptura de un ser querido pueden sentir alivio. No se debe sentir culpa por ello.
¿Qué siente físicamente una persona que ha pasado por esta experiencia?

Normalmente sienten varias reacciones físicas: vacío estomacal, presión sobre el pecho, nudo en la garganta, hipersensibilidad al ruido, dificultad para respirar, debilidad muscular, boca seca, falta de energía. Estas sensaciones no nos deben de alarmar cuando vivimos estos trances siempre y cuando no se produzcan males mayores.
¿Qué piensan las personas en esos momentos?

Dudas. Confusión. Preocupación. Imaginación.
¿Qué comportamientos puede tener una persona que ha pasado recientemente por una pérdida o duelo?

Insomnio. Problemas con la alimentación: algunos comen más otros menos. Alejamiento social. Soñar. La persona cambia sus actividades: unas veces se queda sin ánimos y apática y otras veces se vuelve hiperactiva. Llorar.
¿Cuándo una persona no ha superado la situación de pérdida o duelo?

* Cuando no reconoce ni acepta lo que ha pasado.
* Cuando no ha vivido el proceso de duelo de una manera normal. Puede que con el paso de los años aparezca lo que no vivió en su momento.
* Cuando hay situaciones donde la persona no puede completar su proceso de duelo.
* Cuando la persona vive para siempre de manera desconsolada y no ha sabido superar este proceso.

¿Se puede prevenir el sufrimiento que produce el duelo?

Sí. Si una persona afronta el duelo y lo que ello significa antes de que ocurra, probablemente llevará con más entereza la situación cuando suceda.