CLASES DE RELIGIÓN Y HUMOR

Hoy quiero invitarles a sonreír, aunque quiero referirme a un tema que suele provocar lo contrario: muchos enfados y discusiones entre los políticos, la gente de Iglesia, los padres, los colegios… Pero como estamos en un tiempo ilusionante, es adviento, tenemos nuevo obispo, - vamos a mirarlo con la cara más amable posible.
Yo no sé ya ni cuántos argumentos se han puesto para decir que es necesaria la clase de religión. ¿Obligatoria, libre, con examen sin examen, con nota, sin nota válida para pasar o no de curso ? Yo creo que bastaría comprobar la cultura religiosa que hay entre nosotros para decir sí o no a la clase de religión.
Acabo de echar una ojeada a algunas respuestas reales que algunos estudiantes han dado en los exámenes y… y comprueben ustedes y respondan de verdad: ¿Estos chicos necesitan clase de religión o no?

Moisés y los israelitas en el desierto se alimentaban de… patriarcas. ¿Qué entendería este chico por un patriarca?
La soberbia, responde otro, es un apetito desordenado de comer y beber, que se corrige practicando la lujuria.
Y la fe, dice una alumna, es lo que nos da Dios para poder entender a los curas. ¡Pues vaya usted a saber!
Un alumno de la Eso afirma en un examen que la Santísima Trinidad son el Padre, el Hijo y una Palomita que vive con ellos. ¡Genial, sobresaliente!
Bueno, ¿y qué es una encíclica? Pregúntelo usted en el bar o en la calle a ver qué responde. En un examen, un alumno aventajado respondió que una encíclica es “un buque de hierro que flota en el mar”.
Y una preguntita fácil: ¿Dónde fue bautizado Jesucristo? Respuesta de un alumno: En Río… de Janeiro.
Decididamente, no creo que estos chicos necesiten asistir a clase de cultura religiosa. Total, porque uno haya escrito que Jesucristo murió junto a otros dos personajes, uno a cada lado, que eran sus guardaespaldas. O que : "Los cuatro evangelistas eran… tres, San Pedro y San Pablo".
Como para seguir discutiendo: Clases de religión, sí o no? ¿Cultura religiosa, exámenes?
Y eso que no cuento otros disparates, no de los exámenes, sino de la vida de la parroquia. Como la chica que va a poner flores a la virgen santa Rita (que fue viuda), o el que viene a la iglesia para que le dé el sacramento del bautismo (la bendición) a su perro.
Pero no sólo los chicos. Muchos periodistas – que seguramente no fueron a la clase de religión porque no la consideraron importante- nos tienen acostumbrados a decir que se “celebró una homilía” o que la eucaristía fue presidida …por el Presidente del Gobierno. (y el cura qué estaría haciendo mientras el presidente del gobierno presidía?)

Menos mal, menos mal que nos quedan los niños. Los niños que van a la catequesis y dicen disparate bonitos, ingenuidades llenas de ternura y sana inocencia. Para que nos quede buen sabor de boca después de las respuestas anteriores, escuchen lo que algunos niños escriben a Dios en cartas verdaderas redactadas por ellos mismos:
Querido Dios, escribe Eugenia, yo pensaba que el naranja no pegaba con el lila hasta que vi el atardecer que hiciste el l martes pasado. Te quedó precioso.
Y un niño dice : ¿De verdad, Dios, que tú querías que la jirafa fuera así o fue un accidente?
Una niña invita a Dios: Si miras para mí este domingo en la iglesia te voy a enseñar mis zapatos nuevos.
Y una última carta de un niño al que no le gusta adular: No creo que nadie pueda ser mejor Dios que tú. Y no creas que te lo digo porque tú seas Dios…
Bueno, espero que lo que escriben los estudiantes y los niños nos haga sonreír y esperar. Esperar que cada vez haya una mejor formación religiosa, que no perdamos los nervios y que sepamos mejorar nuestra sociedad sin perder el humor. Buen Adviento, buena Navidad, una sorisa y …hasta el próximo mes y el próximo año.

©2005 Jesús Vega Mesa