CHATEANDO CON CAROLINA

Algunas veces, antes de acostarme, me doy un paseo por el mundo de la noche. Por la noche….de Internet. A veces busco páginas nuevas de temas que me gustan y otras veces voy a las que ya conozco, aunque no sean tan buenas, que dicen que vale más malo conocido que bueno por conocer. Me pasa con los periódicos y con las emisoras de radio y televisión. Me gusta conocer todos esos medios y, por eso mismo, muchas veces soy incapaz de pararme en un lugar fijo. Lo cual agradezco porque me parece horroroso estar enganchado todos los días a Sardá, a don Francisco o a Jiménez Losantos. Dicen –o al menos eso aprendí- que “en la variedad está el gusto”. Y por eso no es de mi agrado estancarme en ningún medio, siempre en busca de algo mejor.
Pero a lo que iba. Algunas noches he probado a chatear. Empiezas a hablar con personas desconocidas y me da la impresión de que se trata de un mundo de gente generalmente rara, que también hay que conocerlo, claro. Gente solitaria, gente que miente, gente acomplejada….Como suele ocurrir en el mundo de la noche en cualquier lugar. Pero también encuentras gente interesante. He tenido la suerte de encontrar algunas perlas en el Chat. Por ejemplo Carolina, o María, o Daniel. Gente seria que habla de temas serios y también superficiales y con quien se crea una relación… cibernética cercana a la amistad. Estamos, desde luego, en un mundo que parece de fantasía pero que vale la pena conocer. Que debemos conocer.
Pero no hay sólo fantasía en los Medíos de Comunicación Social. Ni los medios tienen ninguna culpa de que se diga, se vea o se escriba lo que no nos gusta escuchar, ver o leer porque, gracias a Dios, hay bastante donde elegir.
Mi comentario de hoy quiere ser un canto a los medios de Comunicación. A todos, incluidos los que uno considera malos. Los medios son medios y no son nunca un fin. Lo malo es cuando los consideramos un fin en sí mismo o absolutizamos lo que dijo el periódico tal o el comentarista cual. El lema de la campaña que la Iglesia celebra esta semana lo dice muy bien: Medios para entenderse. El Chat, los periódicos, las distintas y variopintas emisoras de Radio, la página de la diócesis, diocesisdecanarias.org (o radiotamaraceite.com) son medios para entenderse. Todos son aprovechables. Hay donde elegir.
A veces te llegan carteles, panfletos, mensajes al móvil que no te dicen claramente la verdad sino sólo la verdad que les interesa ( por poner un ejemplo, cuando a través de carteles y otros “medios” se anuncia un rosario por la paz, que no pretende sólo que se rece el rosario, sino que hay detrás otras intenciones).Eso te disgusta porque se está abusando del poder que tienen los medios. Pero al mismo tiempo hasta es bueno que nos ayuden a despertar y a ser críticos. Las noticias, los mensajes, la publicidad, la programación de una televisión…nada es neutro. Casi siempre hay una intención. Los que somos usuarios de los medios de comunicación no podemos tragarnos todo lo que nos dicen. Hay que aprender a leer entre líneas, a saber quién me lo dice, a intentar descubrir la verdad… Exactamente como en el Chat. Hay gente y mensajes raritos, hay informaciones interesadas pero, sobre todo, hay mucho de bueno: En el Chat están Carolina, María o Daniel. Y en otros medios, programas como éste. Lo importante es entenderse, entendernos. No desaprovechemos la ocasión y utilicémoslos en beneficio de todos. Para entendernos mejor. Mi invitación: Paséense por los medios –da lo mismo de noche que de día- disfruten de la radio, del periódico, de Internet y descubran todo lo bueno que hay en ellos. Nos ayudará a entendernos mejor con toda la gente. Y eso es lo que realmente importa.

©2004. Jesús Vega Mesa