¿Qué es el terrorismo?: la opinión de un judío

Por Rab Jaim David Zukerwar.

Las naciones islámicas reunidas en Kuala Lumpur, Malasia, luego de largas deliberaciones no se atrevieron a definir qué es terrorismo. Los ministros de relaciones exteriores de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) rechazaron todo intento de considerar como "terrorismo" la lucha de los palestinos contra Israel. También descartaron el apoyo a una acción unilateral contra cualquiera de los suyos en la guerra contra el terrorismo encabezada por Estados Unidos. Curioso y contradictorio, ¿no? No consiguieron ponerse de acuerdo en una definición común de "terrorismo", comunica la CNN, pero sí definen que los asesinatos a sangre fría de niños, mujeres, ancianos y de todo inocente que se cruce en el camino (ya sea a través de bombas humanas, autos explosivos, tiroteos a mansalva, etc. etc.) todo esto no es terror. ¿Por qué las naciones islámicas no quieren definir qué es el bien y qué es el mal?

Definir es poner límites y, por ende, asumir compromisos. Definir es educar y establecer normas de conducta para el pueblo y responsabilidades para los gobernantes. Israel, la única democracia del medio-oriente, es muy peligrosa para sus vecinos. Israel define parámetros de convivencia, posee instituciones y está expuesta a controversias interiores y a los ojos del mundo. Hacer paz con Israel significaría para las naciones de la región definirse y asumir compromisos exponiendo a sus pueblos a información, alfabetización y libertad. La dirigencia palestina, y cualquiera que en esos territorios se le ocurra, puede linchar en la plaza pública sin previo juicio a quien considere opuesto a sus ideales con el visto bueno de la Autoridad Palestina. La mayoría de las naciones reunidas en Kuala Lumpur no pueden definir qué es terrorismo, ya que si lo definen muchas de ellas tendrían que reconocer que son regímenes terroristas.

Así como en el pasado los hombres se unieron para destruir a los enemigos de la humanidad, hoy también debemos unirnos contra el terrorismo suicida, una de las peores plagas que azotan al mundo. Una plaga que se expande solamente por el egoísmo de regímenes débiles que utilizan la demagogia y la ignorancia para mantener a sus pueblos subyugados. Si el mundo no asume el hecho de que gran parte de las naciones islámicas no están maduras para convivir con ideas diferentes a las propias, estará siendo cómplice de incentivar una forma de vida que promueve el terrorismo como medio totalmente válido para lograr cualquier objetivo. Hoy es Israel, hoy son las torres gemelas, pero cuando Europa precise decirles no, se va a encontrar enfrentada al terrorismo, una realidad que ella misma promovió. El terror destruye no solo a sus víctimas sino también a los propios terroristas. El terror es lo opuesto a la civilización, al amor y al altruismo, ideal de toda nación que reconozca la fuerza sagrada que sustenta la vida.

(Rab Jaim David Zukerwar vive en Jerusalén)