Las 10 “perlas” del Gobierno y sus socios contra los católicos: ¿Libertad religiosa?

Enero de 2005

Esa libertad de la que habla Zapatero existe en la medida en que se dan unas condiciones que la hacen posible, especialmente el respeto al sujeto, a la dignidad de la persona y a lo que el ciudadano profesa. La reacción del Gobierno español tras el discurso pronunciado el pasado lunes por el Papa Juan Pablo II ha consistido básicamente en recordar que “en España existe libertad religiosa”. Así se expresó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero el miércoles al afirmar que el país “vive hoy el mejor momento de su historia” en este terreno. Pero la libertad religiosa no es un valor abstracto y, por tanto, no es suficiente que quede garantizada en el marco legal. Necesita, para su aplicación en la sociedad, unas condiciones que pasan por el respeto a la libertad del sujeto, al derecho al honor, a la dignidad y a todo lo que el ciudadano profesa. En definitiva, se trata de tener en cuenta a los sujetos de esa libertad. Y esto, en España, está incumpliéndose de manera creciente a través de medidas gubernamentales, declaraciones públicas de líderes políticos y actitudes de ciudadanos, incluidos los propios católicos. Y es que el “laicismo” al que se refirió el pontífice no es sólo provocado por el ejecutivo. Por eso ni siquiera lo nombró, entre otras razones.

Juan Pablo II, entre otras muchas reflexiones, dijo que “se va difundiendo una mentalidad inspirada en el laicismo, ideología que lleva gradualmente, de forma más o menos consciente, a la restricción de la libertad religiosa hasta promover un desprecio o ignorancia de lo religioso, relegando la fe a la esfera de lo privado y oponiéndose a su expresión pública”. Recordar algunos hechos que se han producido en España durante los últimos meses es suficiente para comprobar que lo que dice Juan Pablo II no es exagerado, entre otras cosas porque no dice que se haya perdido la libertad religiosa, como insinúa Zapatero, y tampoco entra a valorar si el momento actual es mejor, peor o distinto a otras épocas.

Además, el actual Gobierno ha hablado reiteradamente de potenciar sus relaciones con la Iglesia católica, pero éstas son nulas cuando los interlocutores no son los obispos. Los católicos laicos y de base, representados por sus pastores pero también por numerosas entidades cívicas, constituyen una parte importante de la sociedad civil. Defienden unos valores que, por otro lado, son compartidos también por otros muchos ciudadanos no católicos. No dialogar con estos colectivos es también una forma de laicismo excluyente.
Hechos, iniciativas y declaraciones
1- SACERDOTES “TENEBROSOS”

En noviembre de 2004, la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, calificó a sacerdotes y jueces de “tenebrosos e inmovilistas”. Su argumento era que estaban manifestando su desacuerdo con algunas medidas aprobadas por el ejecutivo. Luego alguien intentó aclarar que se refería “a una minoría”, pero ya se había dicho de forma genérica.

2- REÍRSE DE LA POSICIÓN ECLESIAL SOBRE LA PREVENCIÓN DEL SIDA

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, se ha reído públicamente, varias veces, de los obispos y de los católicos porque proponen la abstinencia o retraso en la primera relación sexual y la fidelidad al esposo o la esposa como las mejores armas para prevenir el SIDA. En julio, antes de anunciar un plan integral que luego ha quedado reducido a una campaña publicitaria que se limita a presentar el preservativo como único método, Salgado llegó incluso a defender la promiscuidad como algo que los ciudadanos practican de manera más frecuente en el período estival.

3- LOS RELIGIOSOS, EXPULSADOS DEL CONSEJO ESCOLAR DEL ESTADO

El Ministerio de Educación expulsó el pasado 20 de julio del Consejo Escolar del Estado a un representante de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE). Esta entidad representa a una cuarta parte del total de la comunidad escolar en España. La expulsión, aunque fue provisional y se sustituyó unas semanas después, tras una protesta del organismo, por la presencia de otro representante en una posición menos valorada, se aprovechó para votar una iniciativa a favor de la expulsión de todas las religiones del ámbito escolar.

4- POSICIONES “CASPOSAS”

El 8 de noviembre, el secretario de Organización del Partido Socialista (PSOE), José Blanco, acusaba a los obispos de defender posiciones “casposas”, en referencia a sus pronunciamientos sobre algunos temas de interés público. Aunque luego admitió que el comentario “pudo no ser afortunado”, el mal también estaba hecho. Esa declaración y otras llegaron a provocar incluso reacciones contrarias dentro de su propia formación política, entre ellos el diputado por Álava y ex líder socialista vasco Ramón Jáuregui. “El PSOE debería seguir una política de mayor prudencia con la Iglesia católica”, afirmó.

5- GRUPO DE TRABAJO PARA FOMENTAR EL LAICISMO

El PSOE y otras formaciones parlamentarias crearon también en noviembre un grupo de trabajo, en el Congreso de los Diputados, para fomentar el laicismo. Sus portavoces calificaron de “cruzada dogmática, intolerante y errónea” las discrepancias expresadas por la Iglesia con algunas iniciativas gubernamentales.

6- “CONFISCAR LOS BIENES DE LA IGLESIA”

El portavoz de Iniciativa per Catalunya-Verds-Esquerra Unida (IC-V-EUA) en el Parlamento catalán, Joan Boada, propuso el 27 de diciembre, en un artículo publicado por DIARI DE GIRONA, “un confiscación y posterior socialización de los bienes de la Iglesia”. El dirigente poscomunista, que dijo expresarse “en nombre del laicismo”, aseguraba también que su admiración por algunos templos “no es por su espiritualidad cristiana, sino por la perfección de sus formas y magnitudes, que es un concepto racional y matemático, lejos de la irracionalidad de la fe”. En términos parecidos se ha mostrado varias veces el arquitecto Oriol Bohigas, ex concejal del Ayuntamiento de Barcelona y actualmente asesor del alcalde Joan Clos. En una de ellas, el 22 de octubre y en una entrevista radiofónica, Bohigas calificó la religión de “cosa absurda, muy privada y muy inexplicable”. Es la misma persona que ya propuso en mayo de 2002 “que la Sagrada Familia sea el vestíbulo de la estación del Tren de Alta Velocidad”, con el argumento de que “no hay suficientes católicos para llenar los huecos que quedan entre el bosque de columnas”.

7- DESPRECIO A LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN

El 30 de abril de 2004, sólo dos semanas después de la investidura de Zapatero, el Consejo de Ministros derogó la aplicación de todo lo que la Ley de Calidad (LOCE) contemplaba para la clase de religión, con una materia confesional evaluable y computable y una alternativa no confesional. Lo hizo de espaldas a la comunidad educativa y a los padres, y dejó la asignatura en una situación similar a la de la LOGSE, sin que sea evaluable y sin alternativa clara. En el posterior documento de propuestas para el debate, presentado en septiembre, no se contempla ningún cambio en este punto.

8- “CONTROL DE TODA ACTIVIDAD RELIGIOSA”

El ministro del Interior propuso, el 2 de mayo de 2004, “el control de toda actividad religiosa del culto que sea”. Esto, en los términos planteados ese día, atenta directamente contra la libertad religiosa.

9- AMENAZAS DE REVISAR LOS ACUERDOS IGLESIA-ESTADO

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, dijo el 4 de mayo que el Gobierno tiene previsto revisar la financiación de la Iglesia católica y reformar los Acuerdos de 1979 entre la Santa Sede y el Estado español. A la propuesta económica, se sumó el 22 de julio el titular de Trabajo, Jesús Caldera, anunciando que la financiación de la Iglesia “tendrá que acabarse algún día”.

10- CESADO EL COORDINADOR DE INFORMACIÓN RELIGIOSA DE TVE

TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) cesó el 7 de octubre al coordinador de Información Religiosa. La explicación oficial del ente público fue que “no son necesarios sus servicios en la nueva etapa”.

© 2005 Ignasi Miranda en www.forumlibertas.com