Clases de religión...

En las últimas semanas se ha desatado una compaña contra la Iglesia Católica —una más— porque la Iglesia no ha renovado la plaza a varias profesoras de religión. Ante esto queremos exponer:

Gracias a Dios, la inmensa mayoría de los Profesores de Religión, son excelentes personas, excelentes cristianos, y ejercen magníficamente su ministerio educativo.

El sueldo de un profesor de religión es para los de enseñanza secundaria de más de 24.040,48 € (4 millones de ptas.) netos al año. Para los de enseñanza primaria, más de 18.030,36 € ( 3 millones) netos al año.

Yo, como sacerdote-párroco, cobro 7.212,15 € (un millón doscientas mil ptas.) al año… Me pasé, como otros muchos hermanos sacerdotes, siete años dando clases cuando no se pagaban. Tenía clases por la mañana y por la tarde, teniendo en algunos casos que recorrer treinta kilómetros para llegar hasta el colegio. Y después del colegio tenía que atender las muchas actividades de la parroquia. Por todo pago recibía unos 180,30 € (treinta mil ptas.) al año…

Nadie quería ser profesor de religión; ahora, aparecen hasta debajo de las piedras ¿Por qué será? Me pregunto si eso del sueldo no tendrá que ver con la vocación de profesor de religión.

Para ser profesor de religión hace falta vivir la fe. ¿Cómo vas a poner a tu hijo a entrenar al fútbol con una persona que no viva el fútbol? ¿Cómo vas a poner a tu hijo a aprender música o kárate con alguien que no tenga ni idea?

Apunta a tu hijo en las clases de religión de la escuela y asegurate que su profesor es de verdad un auténtico profesor y acompañante de la fe de tu hijo… y de la tuya…

© 2001 Mario Santana Bueno